A veces la vida es esto

Me fui doce días de vacaciones a argentina. Esto es: desayuno con medialunas, jugo de naranja, café con leche, tostadas, manteca, mermelada, jamón, queso. A veces doble, él.casi no desayuna. Las vacaciones también son para probar los plátos típicos. En Salta y Jujuy esto es: empanadas, empanadas, carne de llama, locro, papas, mucha papa, quinoa, empanadas, queso de cabra, empanadas, dulce de cayote. En mis vacaciones

image

desayuno, almuerzo, ceno, me como todos loa panes de la panera y todo el aderezo, pido postre y me tomo algún que otro alcohol (por suerte el vino no es mi fuerte). Todo sin culpa porque para sentirme culpable ya tengo todo el año. Además como este fue un viaje onda aventura, en la altura, co3n mucha subida de montaña, menos culpa y más goce en las comidas.
Claro, después pasas (acá es cuando empiezo a verme en tercera persona) un toque por Buenos Aires, te cruzás a las porteñas, mirás a Agustina Cherri o a Araceli González en las series nuevas de Polka y te acordás. Vas a las tiendas con vendedoras que destilan onda y horas de personal y te acordás. Te vas a probar unas botas de pendeja, al lado tenés una pendeja de verdad que le pide a su padre que la espere, que no se puede decidir, que con ese lomo yo tampoco me decidiría. Y de nuevo te acordás.
Volvés a Montevideo. Te acordás que no cenás. Que tenés que mover todo lo que se te mueve. Te acordás que no querés, que te da pereza, que ahora hace frío, que está ideal para comer guiso y el cuerpo se tapa.
Igual te mandás la sopa de noche, comprás las mandarinas, la berenjena, el zapallo. Y al tercer día como la peor alumna de la clase te acordás del huevo de pascua que sobró, agarrás el pote de dulce de leche que es de él y tenés prohibído tocar y mezclás todo como si tuvieras diez. Al final corrés desesperada a lavarte los dientes. Capaz que así se te pasa porque si hay algo que no conocés es la sensación de empalague. Nunca nada es demasiado dulce. Nunca un dulce es demasiado.  Te lavás los dientes con fuerza, capaz que así, también escupís la culpa.